El Sarampión: El virus que amenaza las Vacaciones del año 2020

Hace unos días el Ministerio de Salud de Chile (MINSAL) advirtió sobre un brote de Sarampión en Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela; lugares turísticos con amplia demanda en estas vacaciones. Además, la autoridad sanitaria hace un llamado a la vacunación contra esta grave, contagiosa e incluso mortal enfermedad.
El Sarampión es una enfermedad viral, transmitida principalmente por vía respiratoria a través de gotitas de secreciones expelidas a corta distancia por personas infectadas, hacia las mucosas respiratorias de las personas susceptibles. El periodo de incubación (tiempo transcurrido entre el contagio y aparición del primer síntoma) es entre 7 y 21 días. Los síntomas comienzan con fiebre alta mayor a 38ºC, conjuntivitis, tos, inflamación de las mucosas nasales (coriza), y pequeñas manchas blanquecinas por dentro de las mejillas (manchas de Koplik) que contribuyen al diagnóstico. Entre el 3º y 7º día aparece unas erupciones de color rojo intenso (exantemas) ubicadas alrededor de las orejas, extendiéndose progresivamente hacia el cuello, tronco y extremidades hasta completar el resto del cuerpo.

Una preocupación constante de los cuidadores es la fiebre alta, uno de los primeros signos de la enfermedad, la cual persiste por 4 a 7 días. Sin embargo, la mayor probabilidad de contagio del sarampión se estima entre 4 días antes y hasta 5 días después de la aparición de las erupciones cutáneas o exantemas, es decir, hay riesgo de infectar aún sin fiebre. Las complicaciones más frecuente de esta patología son compromiso de laringe, neumonías, otitis media, diarrea, especialmente en los siguientes grupos de riesgo: Pacientes desnutridos, niños menores a 2 años, mujeres embarazadas, pacientes con defensas bajas (inmunodeprimidas por cáncer o VIH).

El diagnóstico clínico lo realiza el médico tras evaluar los síntomas y se confirma por prueba de laboratorio (Inmunoglobulina M específica del virus) en sangre o secreción oral. En tanto, el tratamiento implica una terapia de apoyo, incluyendo antipiréticos, vitamina A, líquidos u otros según lo estime el criterio médico. Sin duda, la prevención es el mejor aliado, mediante la vacunación programada que en Chile se aplica con la vacuna Trivírica (sarampión-parotiditis-rubéola en forma de virus atenuado), incluida en el Plan Nacional de Inmunizaciones a los 12 meses de vida y una segunda dosis a los 6-7 años de edad cuando cursan 1ero básico. La vacuna está contraindicada en embarazo porque teóricamente hay riesgo de defectos en nacimientos de niños de madres que reciben la vacuna durante su gestación.

En Chile, la vacuna contra el sarampión ha sido clave en la eliminación de la enfermedad, hecho logrado el año 1992. Pese a ello, existen brotes de la enfermedad en otros países de la región que amenazan con traer nuevos casos al país. De ahí la importancia de estudiar las poblaciones, movimientos migratorios y evaluar políticas públicas como cobertura de vacunación, labor científica realizada por el área de Salud Pública y Epidemiología de nuestro Instituto.

El MINSAL ha pedido la colaboración a la comunidad llamando a vacunarse a quienes viajan al extranjero y cumplen los siguientes criterios: Nacidos entre los años 1971 y 1981 sin antecedentes de haber recibido la segunda dosis después del año de edad; Niños mayores de 1 año y menores de 7 años con una dosis y que viajen; Lactantes entre 6 y menos de 12 meses que viajen deben recibir la primera dosis (a esta edad, la vacuna no asegura la inmunidad protectora completa). Por último, es importante considerar que la vacunación es gratuita para todas las personas que están en el territorio (ver Vacunatorios) y debe realizarse como mínimo 2 semanas antes del viaje de sus vacaciones.