La influenza «is coming»

La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa, causada por un virus homónimo, del cual existen 4 tipos, siendo el virus A y B, los causantes de infecciones graves en humanos. La superficie del virus presenta dos proteínas con sus variedades, Hemaglutinina (H1 a H18) y Neuromidasa (N1 a N11), dando origen a diferentes combinaciones, siendo los virus actuales la influenza A(H3N2) y A (H1N1); este último generó un brote de infección de propagación mundial o pandemia el año 2009.

El principal mecanismo de transmisión de la influenza comienza con una persona enferma que tras toser o estornudar, expulsa gotas de saliva con el virus, las cuales al estar suspendidas en el aire caen en la boca o son inhaladas por personas sanas cercanas al enfermo. Otra forma menos frecuente es a través de las manos que tocan objetos o superficies contaminadas con secreciones respiratorias del enfermo para luego llevárselas a la boca o nariz, ingresando el virus al ser humano.

 

El periodo de incubación (tiempo transcurrido entre el contagio y aparición del primer síntoma) puede ser entre 1 a 4 días. Los síntomas aparecen bruscamente con fiebre alta sobre 38ºC con un pico a las 24 horas, durante 1 a 5 días, y tos asociado a mialgias (dolor muscular), odinofagia (dolor al tragar) y/o cefalea (dolor de cabeza). Estos síntomas pueden ser leves o generar complicaciones como bronquitis y neumonía por otros patógenos e incluso morir, especialmente en personas de mayor riesgo como los niños de 6 meses a 5 años, personas a partir de 65 años, embarazadas con más de 13 semanas de gestación y enfermos crónicos que padecen diabetes, insuficiencia cardíaca, obesidad (índice de masa corporal >40), asma, entre otros.

 

El tratamiento de la enfermedad dependerá de la gravedad de la sintomatología de cada paciente, pudiendo indicarse el reposo en cama, consumo abundante de líquido y uso de medicamentos para bajar la fiebre (antipiréticos) en casos leves; mientras en cuadros más severos se contempla el uso de antivirales u hospitalización, si el criterio estrictamente médico así lo determina. Por otra parte, la prevención de la influenza implica el uso de mascarilla en el enfermo, lavado frecuente de manos con agua y jabón o alcohol-gel, uso de pañuelos desechables y vacunarse contra la influenza de manera anual, puesto que el virus cambia en cada invierno, disminuyendo el riesgo de enfermar y evitando las complicaciones graves. El cuidador de enfermos, por su parte, procurará el lavado de manos, uso de delantal y uso de mascarillas puesto que el portador de influenza puede contagiar hasta 5 días desde la aparición de los síntomas y la vacuna anti influenza aporta inmunidad sólo dos semanas después de ser administrada.

 

Las embarazadas son más propensas a desarrollar complicaciones por influenza debido a los cambios que el embarazo produce en el sistema inmune y cardiopulmonar de la madre. La alta fiebre materna aumenta el riesgo de defectos del sistema nervioso (parálisis cerebral) del niño en formación e incluso su muerte al nacer. La vacuna materna puede transmitir inmunidad al niño y reducir un 40% el riesgo de hospitalizaciones asociadas a la influenza.

 

En Chile, las hospitalizaciones asociadas a la influenza alcanzan en promedio unos 5000 casos y ocurren entre 400 y 500 muertes anuales, con un mayor riesgo en adultos mayores y menores de 5 años. De acuerdo a la vigilancia epidemiológica del Ministerio de Salud de Chile, el número de notificaciones de enfermedades tipo influenza en atención primaria va en aumento, aunque dentro del nivel esperado. Del total de casos de infecciones respiratorias agudas graves que fueron hospitalizados, sólo un 27% se encontraba con vacuna anti influenza al inicio de los síntomas, lo cual es preocupante si consideramos que la vacuna es gratuita para el grupo de mayor riesgo en los centros de salud del sistema público (ver lista por región), los contagios aumentarán…y el invierno se acerca.

Miguel Bravo

Investigador adjunto -Epidemiología

MELISA Institute

 

Más información:

MINSAL. Guía de práctica clínica: prevención, diagnóstico y manejo clínico de casos de influenza, abril 2014. Disponible: https://www.minsal.cl/sites/default/files/files/GUIA%20CLINICA%20INFLUENZA%202014_imprimir.pdf

Estudio multicéntrico: Thompson et al. Influenza Vaccine Effectiveness in Preventing Influenza-associated Hospitalizations During Pregnancy: A Multi-country Retrospective Test Negative Design Study, 2010–2016, Clinical Infectious Diseases, Volume 68, Issue 9, 1 May 2019, Pages 1444–1453. Disponible: https://doi.org/10.1093/cid/ciy737

MINSAL, Campaña de vacunación anti influenza 2019: https://www.minsal.cl/vacunacion-contra-la-influenza/

Vacunatorios, lista regional: https://www.minsal.cl/campana-contra-la-influenza-vacunatorios-en-la-region-del-biobio/